dijous, 21 de maig de 2015

Carta de Pablo Iglesias (Eleccions municipals i autonòmiques 2015)

Queridos ciudadanos y ciudadanas,

Ha pasado poco más de un año desde que nació Podemos. Durante todo este tiempo acelerado el panorama político ha cambiado por completo y lo que no había sucedido en décadas ha ocurrido en meses.
 
Las grandes maquinarias de los partidos todavía cuentan con poder mediático, económico e institucional, pero su tiempo ya ha pasado. Entramos en la semana más decisiva de la historia reciente. Nunca una campaña electoral había suscitado tanto interés. Prácticamente la mitad del electorado aún no ha decidido su voto. Por tanto, ahora todo suma: cada gesto, cada palabra, cada conversación en el trabajo, cada mirada cómplice, cada mano tendida al que cede a la resignación, cada vez que alguien levanta la cabeza y promete que se acabó el tiempo de decidir por el miedo, que ahora toca  votar con dignidad y con ilusión. Nunca antes ha sido tan cierto, y probablemente nunca más volverá a serlo: todo depende de ti.
 
¿Te imaginas qué pasaría si ahora mismo te decides a convencer, por ejemplo, a 5 personas? Si esta carta está en tus manos en papel, significa que alguien se ha tomado la molestia de imprimirla y entregártela. Como sabes, no pedimos dinero a los bancos porque sólo queremos debernos a la gente.
 
Sabemos que la inmensa mayoría sabe que ya toca cambiar, que lo de siempre no funciona y necesita una buena reforma, una modernización a la altura de los tiempos. Que si no queremos que los cimientos de nuestra casa común se resquebrajen es preciso cambiar lo que está en nuestra mano, que no es poco. Porque contamos con un país moderno, desarrollado, civilizado, con unas condiciones envidiables y unas ideas frescas que es preciso poner ya en práctica.
 
No importa si no has votado en el pasado o qué hayas votado, ahora toca elegir entre sacar lo mejor de nosotros o desperdiciar las conquistas sociales de nuestros mayores. Pretenden acabar con un legado al que miramos con orgullo, para vender nuestro país y condenarlo a ser una colonia empobrecida donde nadie tenga asegurado nada. La crisis económica, y los cuentos de la recuperación, son la estafa con la que esperan tenernos aislados, temerosos, resignados a no aspirar a un país mejor. No lo van a conseguir, han calculado mal. No cuentan con que algo fundamental ha cambiado ya.
 
Somos mucho más poderosos que los poderosos. Cuanto más poder, influencia mediática, carteles, autobuses y pancartas despliegan sus grandes maquinarias, más se atan a aquello que les impide gobernar para la gente, porque saben que sólo haciendo un pacto con el diablo pueden retrasar el cambio que ya viene. Nosotros, en cambio, cada día somos un poco más fuertes porque cada día son más las personas que se van dando cuenta de que el futuro de nuestro país pasa por una regeneración democrática y económica.
 
Los demás necesitan dinero y poder para convencer a la gente. Nosotros somos la gente. Los partidos de siempre y sus nuevos clones sólo existen gracias al dinero, y al dinero se deben. En cambio, el mero hecho de que esta carta esté en tus manos es un acto de dignidad ciudadana, de anhelo de democracia. Tenemos un arma secreta escondida, un as bajo la manga, el jugador número 12, el que va a colarles el último voto, el decisivo: tú.
 
¿Te imaginas que llega al gobierno una fuerza política completamente transparente e independiente, que no tiene ni un solo euro de deuda con los bancos, que no tiene ni un solo amigo poderoso al que deberle nada? ¿Te imaginas que la gente utiliza las instituciones para mejorar la vida de cada persona, pensando sólo en el bien común y no en el beneficio de unos pocos?
 
¿De verdad te has parado a pensar cuántas cosas podríamos llegar a hacer si juntáramos todas nuestras fuerzas y pusiéramos a los más capaces a pensar cómo arreglar nuestros ayuntamientos, nuestras comunidades, nuestra industria, nuestro campo, nuestro modelo energético y productivo, nuestras pymes, nuestros derechos laborales, nuestra sanidad y nuestra educación? Lee, reflexiona, estudia nuestras propuestas, participa. Sin ti no hay democracia.
 
España está llena de personas sobradamente capacitadas para hacer que nuestro país quite el freno de mano y crezca con justicia y equilibrio social. Hay que dejar trabajar a la gente. Toca quitar el tapón, desplegar las velas, abrir puertas y ventanas, dejar que corra aire fresco, levantar las alfombras; limpiar las instituciones y ponernos codo con codo, con la mano tendida, a trabajar con quienes quieran hacer de nuestro país lo que debe ser.
 
En muchos territorios vamos a estar a uno o dos escaños de obrar el milagro. Nos quedan unos días por delante aún, y saben que empujamos fuerte desde abajo, porque nuestro es el futuro. Ha llegado la primera vuelta del año del cambio y tú vas a inclinar la balanza, lo sé. Por eso cada día de campaña nos crece un poco más la sonrisa.
 
El momento es ahora, tú tienes el papel. Pásalo.
 
Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos.