dilluns, 12 d’octubre de 2015

Desemmascarant les mentides sobre el TDAH

Antonio Rico ha escrito en cierto suplemento literario un artículo titulado "Diagnóstico: niño". En él presenta el libro "Volviendo a la normalidad" (Alianza Editorial) de Fernando García de Vinuesa, Héctor González y Marino Pérez Álvarez. Entre otras cosas destaca que "no se sabe cuál es su causa [del TDAH], aunque la ciencia médica no duda al atribuirla a un desequilibrio neuroquímico en el cerebro. Se desconocen por completo sus fundamentos neurobiológicos, aunque ya existen arsenales farmacológicos con los que hacerle frente. Su diagnóstico no se basa en ningún tio de analítica, no hay ningún marcador que indique su presencia, ni prueba de neuroimagen de ninguna clase que concluya el padecimiento de la enfermedad. Se diagnostica hablando con los padres acerca de los problemas de conducta del niño". Añade, además, que el TDAH es el fruto de la "ideología cerebrocentrista" y de "ciertos estilos educativos  que entienden que la sociedad, los padres y los profesores no deben preparar gradualmente a los niños para afrontar las dificultades de la vida adulta, sino que deben sobre todo impedir tal afrontamiento, protegiendo a los jóvenes del mundo real el mayor tiempo que se pueda en una burbuja hecha a base de escuelas divertidas, falta de castigos y normas de disciplina, albanzas a granel independientes de los logros y concesiones de caprichos en aras de la sagrada felicidad".