dimarts, 10 d’agost de 2010

El 'Mal del desembarcament'

salud. Un accidentado viaje a Mallorca

Nueve años mareada

Una inglesa que vino de crucero a Palma en 2001 sufre desde entonces el extraño síndrome del ´Mal del Desembarco´


M. FERRAGUT. PALMA. Si se ha mareado alguna vez, sabrá lo desagradable que es. Todo parece que se mueve, empezando por el propio cerebro y lo único que se desea con impotencia es que el suelo se quede quieto de una vez ¿Se imaginan vivir con esa sensación día tras día, durante nueve años? Jane Houghton no tiene que imaginárselo. Ella sabe lo que es porque lleva nueve años mareada.
 
El diario Telegraph hizo público recientemente el caso de esta mujer, que vino de crucero a Palma en 2001 y se fue a casa con un horrible souvenir: una rara enfermedad conocida como ´el Mal del Desembarco´, una especie de vértigo que se manifiesta tras una travesía en barco y que suele afectar a las mujeres de entre 40 y 50 años.
 
Según explicó Houghton al rotativo sajón, fue bajar del barco, poner un pie en Palma y darse cuenta de que algo no iba bien. Esta mujer de 46 años y sus amigos al principio se lo tomaron a risa ¿Cómo se lo tomaría usted si estando de vacaciones, en una cena, su compañera de viaje le dijera "Oye, los platos se mueven solos por la mesa"? Pues seguramente pensaría que la chica se ha tomado unas cuantas copas de más y no podría parar de reírse. Pero a las dos semanas la cosa ya no era nada graciosa, era preocupante y fue al médico.
 
"Me dijo que podía estar sufriendo de alguna enfermedad motora y me recetó pastillas pero no sirvieron de nada", apunta esta mujer. Los médicos decidieron que el mal debía estar en el cerebro y mandaron hacer un escáner. "Pensé que tenía un tumor cerebral", apunta Houghton, "pero cuando llegaron los resultados empecé a pensar que me estaba volviendo loca".
 
La sensación que describe Houghton no es nada agradable y cuesta imaginarse vivir así durante casi una década: "Es parecido a caminar sobre un colchón o sobre un trampolín. Todo gira alrededor de mí, los objetos se balancean y yo misma siento que pierdo el equilibrio constantemente", explica esta mujer quien puntualiza que tiene días buenos y días malos: los primeros "son como un mar en calma"; los segundos, a duras penas puede mantenerme en pie, según describió esta turista al Telegraph.

De vez en cuando Houghton tiene una tregua y el mundo deja de moverse. ¿Cuándo? Eso es lo más curioso del caso: sólo recupera su condición de normalidad cuando viaja en barco, tren o avión. Después de ser diagnosticada de su extraña enfermedad, la mujer ha intentado llevar a cabo ejercicios de equilibrio pero sus síntomas no remiten. Los expertos creen que su cerebro podría haberse "bloqueado" en la sensación de que está constantemente en movimiento.

Esta enfermedad no figura en la lista de dolencias reconocidas por la Organización Mundial de la Salud. Ninguno de los neurólogos de Son Dureta sabe nada sobre ella. Y ni siquiera aparece en wikipedia, donde aparece casi de todo. Pero sí se menciona como enfermedad rara en varias webs de neurólogos y de otorrinos. En la Universidad de California está el mayor experto mundial en el Mal del Desembarco y ya está estudiando el caso de Houghton. El profesor Yoon-Hee Cha no se muestra optimista: "Es una enfermedad desconocida y para la que no parece existir cura. Los neurólogos creen que está provocada por una anormalidad en el cerebro, pero ignoramos en qué consiste hasta que podamos llevar a cabo más investigaciones".

Mientras el profesor investiga, Jane Houghton sigue con su mareo perpetuo que convierte su vida en un infierno. La pobre se llevó el peor recuerdo posible de sus vacaciones en Mallorca.