dimarts, 3 d’agost de 2010

Les competències en educació, aquest gran misteri...

És la mateixa història que es repeteix cada curs escolar: s'analitzen estadísticament problemes que tots els mestres ja coneixem amb escreix, proposant solucions fantasioses que tothom sap que són inaplicables en el medi escolar...

Estudio

Seis de cada diez adolescentes tienen dificultad para aplicar las matemáticas

Un 39% de los alumnos de 2º de ESO afirma que "no le gusta estudiar y no quiere aprender"

MAR FERRAGUT. PALMA. Adquirir los conocimientos teóricos no es un problema para la mayoría, la dificultad viene después, a la hora de aplicarlos en la vida cotidiana. Esa es una de las conclusiones del informe de evaluación del nivel de competencias de los alumnos de 4º de Primaria y de 2º de ESO realizado por la conselleria de Educación. El caso es especialmente acuciante en matemáticas: seis de cada diez jóvenes de 13 años no saben (o no se les ocurre) cómo aplicar los conocimientos adquiridos para resolver un problema real.

En 2º de ESO un 59% de los alumnos no tiene esa competencia: un 22% obtiene resultados ´deficientes o muy deficientes´; un 37% se quedó en el ´insuficiente´. En este caso, según recoge el informe del Institut de Qualitat de l´Evaluació del Sistema Educatiu (IAQSE), la diferencia es notable entre los centros privados y concertados, donde casi la mitad de alumnos tiene asumida la competencia matemática frente al 36% de los públicos; diferencia que también se da en 4º de Primaria. Las preguntas de álgebra y geometría fueron las que dejaron tras de sí más fallos y todo lo que implica reflexión es lo que entrañó más problemas para los estudiantes.

Dada estas dificultades detectadas, la directora general de Administración, Ordenación e Inspección Educativas, Maria Gener, destacó en este sentido las recomendaciones del IAQSE: trabajar estrategias para resolver problemas centrándose en el proceso de razonar y plantear problemas en contextos y situaciones reales. Gener aseguró que el 90% los centros, que recibieron sus resultados el pasado mes de septiembre ya han implantado "o están en vías de hacerlo" medidas para mejorar los resultados.

El estudio también medía competencias lingüísticas. En las lenguas oficiales de la comunidad es donde los estudiantes salen mejor parados. En lengua castellana, en 4º, cuando los estudiantes tienen entre 9 y 10 años, un poco más de la mitad tiene "consolidada" la competencia; en 2º de ESO, el porcentaje de alumnos que se desenvuelven bien en castellano asciende al 70%. En este caso, no hay diferencias notables entre los centros privados y concertados y los públicos y se lograron mejores resultados en las áreas de ´obtención de información´ y, de nuevo, hubo más problemas en lo que se refiere a reflexionar e interpretar la información.

En lengua catalana, cuatro de cada diez estudiantes de 4º de Primaria obtuvo resultados ´deficientes´, ´muy deficientes´ o ´insuficientes´. En este caso, hubo más o menos los mismos fallos y aciertos tanto en las preguntas que implicaban reflexión como en las que demandaban obtener información o interpretarla. Al llegar a ESO, un 74% de los chavales tiene consolidada la competencia. El caso del inglés arroja unos resultados inferiores: ni la mitad de los niños de 9 o 10 años (un 43,8%) es competente en lengua inglesa –en los centros públicos esta proporción asciende al 73% frente al 34% de los privados o concertados – . Al cumplir los 13 o los 14 años, un 49% no tiene consolidada la competencia.

Expectativas académicas

El informe incluye varios tipos de preguntas a familias y centros. Al buscar preguntas sobre la motivación de los alumnos frente a las clases, el IAQSE se encontró con un 30% de alumnos de 2º de ESO que dice sin ambages: "No me gusta estudiar y no quiero aprender". En 4º de Primaria, el porcentaje baja al 13%. Respecto a sus perspectivas académicas, al tener 9 o 10 años un 87% dice que quiere cursar estudios superiores; al cumplir 13 años, la proporción desciende al 76%.

Estas expectativas "se han de mejorar", reconoció Maria Gener, quien destacó la importancia del contexto que rodea a los escolares. Una de las conclusiones del IAQSE es que el nivel socioeconómico y cultural de las familias (índice SEC) es la variable que más influye sobre los resultados, aunque no es determinante ya que hay centros con índice SEC bajo y con muy buenos resultados y a la inversa.